enesitru

Corredores y Estatuas

La Galería Uffizi, famosa por todo el mundo por sus magníficas pinturas, era llamada en el pasado la “Galería de las estatuas”, dado que la primera colección comprendía casi exclusivamente estatuas antiguas romanas y griegas.

El interés de los Medici por las antigüedades se inició con el fundador de la familia Cosimo il Vecchio (Cosimo el Viejo en español) y se hizo más grande año con año hasta llegar a su nieto Lorenzo el Magnífico, que enriqueció la colección de la familia con nuevas estatuas y quién fundó, el “Jardín de San Marco”, una especie de academia donde muchos escultores, incluido Miguel Ángel se habrían acercado a la escultura.

Desafortunadamente, Lorenzo fue el último señor de Florencia a ver una cierta estabilidad política y, cuando su hijo Piero se vió obligado a escapar de la ciudad a causa de su mala administración, muchas valiosas obras fueron robadas, desaparecidas e incluso destruidas.

Fue con Cosimo I, primer Gran Duque de Toscana, y sus hijos Francisco y Fernando, que el viejo interés por coleccionar resurgió haciendo nuevas adquisiciones importantes.

Algunas de las famosas estatuas de la colección de los Medici que podemos admirar todos los días, son la espléndida Venus, localizada en la Tribuna, así como también el llamado grupo Niobe para la que fue construida una sala especial.

Muchas son las estatuas y bustos antiguos mostrados a lo largo del corredor en forma de U en el último piso.